Entrena tu cerebro para ser más innovador

CEREBRO INNOVACIoN

Escuchamos mucho acerca de por qué necesitamos innovar, pero no cómo podemos hacerlo. Además, cuando pensamos en una persona innovadora, solemos enfocarnos en sus logros. Analizamos cómo ha cambiado su industria, cómo su gran idea está cambiando el mercado en el que opera o la escala y el impacto de sus prácticas. Lo que normalmente no consideramos es el proceso de pensamiento por el que esta persona pasó.

Victor Poirier, profesor del Institue of Advanced Discovery & Innovation de la Universidad del Sur de la Florida, publicó recientemente un trabajo de investigación que analiza el proceso de pensamiento detrás de la innovación. El artículo sostiene que la innovación es una serie de pasos. También, que los innovadores poseen ciertas características. Lo interesante es que todos poseemos algunas de ellas -aunque en grado variable.

Aquí hay algunas cosas que puedes hacer para entrenar a tu cerebro para ser más innovador:

No esperes que la inspiración llegue, créala

La inspiración puede llegar de forma sistemática o espontánea, pero a menudo ocurre después de pensar activamente. Es decir, usualmente la respuesta está frente a ti y solo debes encontrarla. Para esto, debes dejar que tu cerebro “se sumerja” en la información que tienes y luego podrás aprovechar tu creatividad para llegar a una solución

CEREBRO-INNOVACION

Claro que las ideas sin acciones no son tan útiles. Así que el siguiente paso requiere que implementes la solución y veas si proporciona el valor que pensabas que tendría. Solo cuando el grupo al que intentas ayudar acepta tu solución es que esta se convierte en innovación.

Cultiva tus rasgos innovadores

Poirier cree que “casi todo el mundo [tiene] rasgos innovadores. Algunas personas las usan, otras no”. Estas características incluyen: la capacidad de pensar de forma abstracta, tener conocimientos profundos y amplios, curiosidad, apertura al riesgo, aguante y descontento con el status quo. Buscar deliberadamente experiencias que pongan estas características en uso, puede conducir a una mayor capacidad de innovación.

Ponte a ti mismo en ambientes conductores de innovación

El entorno desempeña un papel importante ya que determina la frecuencia con la que usas tus rasgos innovadores. Es evidente que no puedes cambiar las circunstancias de tu crianza, pero como un adulto, puedes elegir el tipo de personas que te rodean. Si te juntas con personas que poseen altos niveles de rasgos innovadores y los usan constantemente, es probable que hagas lo mismo.

Ten algo de ego, pero no demasiado

El ego es a menudo visto como algo negativo. Sin embargo, Poirier cree que un poco puede ser útil para la innovación (siempre y cuando no pierdas el camino). “El ego puede motivar a la gente a concentrarse más, a trabajar duro, a ser mejor que a las personas a su alrededor. Este impulsa un esfuerzo adicional muy valioso.”

Estos cuatro consejos pueden ayudarte a entrenar a tu cerebro para ser más innovador. Pero el primer paso es creer que puedes. Thomas Edison lo hizo: él probó todas las maneras de hacer una bombilla, fracasó una y otra vez hasta que finalmente lo logró. No nació genio, ni tuvo la idea espontáneamente. Simplemente explotó las características que ya habían en él, se rodeó de la gente correcta, creó el ambiente adecuado. Y hoy en día es uno de los innovadores más reconocidos de la historia.

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply