3 ideas creativas que van más allá de la publicidad

big-idea

Los marketers siempre están buscando la Gran Idea: esos destellos creativos que miran más allá de la publicidad tradicional para encontrar maneras brillantes de conectarse con los consumidores en la cultura.

Breaking2 y Fearless Girl fueron dos grandes ejemplos del 2017 de este tipo de ideas. El primero desafió las limitaciones humanas en una gran activación de marca. El segundo inició una conversación sobre género en un momento de la historia en que el tema fue más relevante que nunca.

Ya que la brújula sin duda apunta en esa dirección, queremos compartir tres campañas de la década pasada que miraron más allá de la publicidad y encontraron nuevas formas de elevar sus marcas. No son ejemplos nuevos y eso los hace más valiosos aún: se han vuelto atemporales. Es importante reconocer qué hizo a estas ideas grandiosas, porque podemos aprender grandes lecciones.

Red Bull Stratos

Allá por el 2012 esta marca de energizante decidió apostar en grande. Se preguntaron ¿qué pasaría si lanzamos a un atrevido paracaidista desde la estratósfera? y lo hicieron. Había dos posibilidades claras: si Felix Baumgartner lo lograba, sería un récord para él y una hazaña publicitaria para Red Bull; si fracasaba, sería una tragedia completa para ambos. Aún así, siguieron adelante y transmitieron la experiencia en vivo, en una época en la que pocas marcas lo hacían. ¡Así se empieza una conversación y se marca un hito en la historia y la cultura!

The Best Job in the World

Antes de que Red Bull rompiera records, ya había existido una idea tan poderosa que se volvió un éxito viral. En el 2009 el Ministerio de Turismo de Queensland, Australia, lanzó una campaña graciosa y disruptiva para la época. La idea era sencilla: invitar al público a aplicar por “el mejor trabajo del mundo”: un trabajo de seis meses para escribir posts de blog sobre Queensland, desde un resort con vista a la Gran Barrera de Coral con un sueldo de seis cifras. ¡Éxito inmediato!

Replay

Esta campaña de Gatorade nos presentó un partido necesario para dos equipos de fútbol americano que empataron 15 años antes. El esfuerzo se concretó en una serie documental de cinco episodios (recuerden que esto fue en el 2010, cuando aún ni se hablaba de la necesidad de las marcas de crear contenido). ¿El resultado? Varios premios, incluyendo dos Leones de Cannes, y una idea que evocó participación con su audiencia.

Cada una, a su manera, se integró en la cultura y se habla de ellas incluso ahora. Es decir, tuvieron un alcance más allá de lo normal para la publicidad. Y al final del día, ¿no es eso lo que más deseamos?

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply