Iconic Brands: Heinz, llenando al mundo de sabor

“Tiene que ser Heinz”. Esta es una icónica frase que ha trascendido a través de generaciones de amantes de la comida. H.J. Heinz es una compañía agroalimentaria estadounidense que, durante 147 años,  ha conservado su puesto dentro de las marcas más queridas a nivel mundial.

Detrás de esta gran empresa, está la historia de un alma emprendedora, Henry John Heinz, que jamás imaginó que su apellido iba a llegar a ser sinónimo de calidad  y buen sabor.  Conoce la receta del éxito de Heinz, donde la variedad se convirtió en el ingrediente principal.

Todo empezó en un jardín

Henry John Heinz tenía 8 años cuando instaló un stand de limonada al frente de su casa, en Pittsburgh, USA alrededor del año 1850 . Cuando cumplió 15 años, aprovechando que su mamá tenía un jardín lleno de vegetales, decidió extender su línea y  empezar a vender una salsa de rábano picante.

Diez años después, el señor Heinz se lanzó al mercado y abrió su compañía que hoy se conoce como H.J. Heinz Co. Entre sus primeros productos se encontraban: pepinillos, vinagre, chucrut, entre otros. Todas eran entregados a tiendas minoristas locales en la misma ciudad. La empresa esperó 14 años para convertirse en un gigante, lo cual ocurrió en el momento que se expandieron a Inglaterra y al norte de Estados Unidos.

La primera salsa de tomate

En 1876, el mundo conoció la salsa de tomate por primera vez, cuando Heinz debutó su nueva línea “Heinz Ketchup”. Es gracias a esta, que la empresa domina el mercado hasta la actualidad.

El secreto que llevó a este producto a la cima está en enfocarse en cada detalle de la producción y asegurar que el sabor quede impecable. Por supuesto, también demostrando que es un producto con personalidad en su comunicación.

En 1987, lanzaron un comercial con Matt Leblanc que obtuvo un león de oro en el Festival de Cannes de ese año.

57 Variaciones

En 1876, apareció un de los slogans más reconocidos de la marca, “57 Varieties”, el cual lo podemos encontrar en todos los empaques.

Henry Heinz viajaba a New York en un tren, mientras observaba publicidad y se daba cuenta cómo todas vendían variedad. Entonces, empezó a contar la cantidad de productos que su compañía ya ofrecía. Así, nació el atributo más significativo de la marca.

Creatividad, un ingrediente infaltable

Tener variedad de productos también fue una ventaja para la comunicación de la marca. Los equipos creativos detrás de cada campaña aprovecharon esto y mostraron que existen varios caminos creativos:

En 1959, Heinz abrió una fábrica de frejoles, acompañado de otro slogan histórico, Beanz meanz Heinz. Este producto se convirtió en una de las opciones favoritas de muchas amas de casa en Estados Unidos e Inglaterra. Incluso, Heinz se convirtió en el proveedor principal de alimentos para la Reina Elizabeth II, la cual aseguraba que estos eran sus favoritos.

El orgullo local es parte fundamental de la historia de la marca. Como lo mencionamos, esta nació en Pittsburgh, USA. Para conmemorarla, en el 2015, esta ciudad introdujo una exhibición de la historia de Heinz dentro de su museo “Senator John Heinz History Center”:

¿Qué nos enseña Heinz?

Esta marca nos enseña que una manera de destacar en el mercado es comprometerse con la promesa de marca. Para Heinz, fue brindar variedad de productos, asegurar calidad y demostrarlo en su comunicación.  Y no podemos dejar de mencionar, su buen sabor.  Les dejamos una de las lecciones más valiosas:

En la actualidad, es una marca de las más queridas en la categoría de alimentos para las familias americanas. Definitivamente, nadie se resiste a Heinz, ni siquiera una estampida de perros salchichas. Lo cual se demostró con este comercial en el Superbowl 2016 y marcó un hito como uno de los mejores en la historia del evento.

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply