Dare To: Mia Perdomo en pro de la equidad de género

Mia Perdomo es una emprendedora, activista y embajadora de los beneficios que tiene la igualdad en las empresas. Es co-fundadora de Aequales, consultora que cierra brechas de género en las empresas. Su propósito es reestructurar procesos y políticas empresariales para alcanzar la equidad de género.

Para empezar, Mia habló sobre Aequales y dio interesantes datos sobre las mujeres a nivel mundial.

Situación de las mujeres en el mundo

Hasta 2017, únicamente el 25% de mujeres ocupaba posiciones de liderazgo en el mundo (esta cifra no ha aumentado significativamente desde el 2004). Las mujeres no vamos a llegar al 50% en estas posiciones.

Los únicos 3 lugares donde ha disminuido la brecha salarial son Latinoamérica, Europa y Estados Unidos. Sin embargo, bajo esta tendencia, en Latinoamérica es posible mejorar este número.

Según cifras, 95 países a nivel mundial tienen igualdad de cantidad de hombres y mujeres que se gradúan. Además, solo 4 de esos países tiene igual número de hombres y mujeres en posiciones de liderazgo.

 

Situación de las mujeres en Ecuador

En nuestro país, 1 de cada 10 empresas tiene 1 mujer presidenta. El 89% de las empresas tienen hombres en cargos presidenciales. Por este motivo, para Mia, las mujeres en Ecuador tienen el poder de cambiar esta tendencia.

La brecha salarial es de 25%. Es decir, los hombres ganan 1/4 más que las mujeres aunque tengan el mismo cargo. Galápagos es la provincia más inequitativa en términos salariales.

¿Por qué tenemos un techo de cristal en el mundo?

Mia cuenta que existen ciertas barreras internas y externas que no permiten que las mujeres se desarrollen por completo en posiciones de liderazgo.

Barreras internas

1. Falta de confianza: las mujeres no muestran confianza en el trabajo que hacen o en el potencial que tienen.

2. Culpa: no poder cumplir con las expectativas de todo el mundo. La sociedad les ha asignado un rol a las mujeres de “cuidadoras”. Y se sienten mal por no poder cumplir por completo.

3. Falta de negociación: las mujeres, difícilmente, se sientan a negociar su salario.

4. Marca personal/Networking: los hombres hablan de negocios y las mujeres, de su vida personal. A las mujeres les cuesta hablar de ellas mismas. Mostrar ambición no es femenino.

Todas las mujeres tienen barreras internas por cultura, no por biología.

Barreras externas

1. Selección inequitativa: es común que en una entrevista de trabajo a una mujer se le pregunte cuántos hijos tiene o cuándo planea ser madre. No se puede contratar a una persona basándose en sus potenciales de maternidad. En Colombia, la selección inequitativa es ilegal.

2. Horarios inflexibles – doble carga para las mujeres: si una mujer tiene que estar todos los días a las 6 de la tarde en su casa, nunca va a ser CEO. Las mujeres tienen una doble carga.

3. Networking o capacitaciones selectivas: si no se hacen capacitaciones en horarios laborales, las mujeres no podrán asistir y explotar al máximo su potencial.

4. Acoso sexual: las mujeres renuncian silenciosamente a sus trabajos cuando existe este problema. Esto podría solucionarse con un protocolo de atención para el acoso sexual y tener la ley clara. Siempre hay que darle el beneficio de la duda a la víctima.

5. Discriminación: sencillo. Discriminar a una mujer únicamente por su género o sus características.

6. Estereotipos y sesgos inconscientes: estereotipos de lo que los hombres y las mujeres son capaces. Por lo tanto, cuando se piensa en un líder, se viene a la mente el nombre de un hombre. Estamos encasillados en características masculinas.

Las mujeres tienen una doble jornada laboral, en el trabajo y en el hogar. Por este motivo, se debe equiparar la tarea en casa para que las mujeres logren una posición de alto liderazgo.

Datos importantes dichos por Mia

Hay ciertas habilidades que las mujeres deben desarrollar para lograr roles ejecutivos altos, especialmente si desean ser CEO’s. Manejar la ambigüedad, coraje, dirigir el trabajo, desarrollar equipos y talentos, involucrarse e inspirar son algunas de las características.

Se espera que las mujeres sean compasivas, cariñosas, serviciales y sensibles. Mientras que se espera que los hombres sean ambiciosos, independientes, dominantes, fuertes y seguros.

La equidad de género y la diversidad es más que una justicia social, es un caso de negocio.

Las empresas que tienen mujeres en posiciones de liderazgo, son más rentables. Sin embargo, esto ocurre a partir del 30% de las posiciones de liderazgo.

Y un consejo importante: emplear a las mujeres para que desarrollen los recursos de las empresas y educar por igual a niños y niñas. De esta forma, lograremos ser más diversos e inclusivos.

Finalmente, Mia cierra su conferencia con una interrogante:

¿A qué me comprometo hoy para romper estereotipos en mi lugar de trabajo y en mi hogar?

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply