8 tácticas de marketing old school que siguen vigentes

Estamos viviendo una época del marketing muy diferente a la que vimos en Mad Men. Y aunque muchas cosas han cambiado, hay otras que siguen iguales. Por eso es necesario conocer 8 tácticas de marketing que continúan funcionando en la era 2.0.

Gracias a un post del blog de Hootsuite, repasamos estas lecciones que nos dejó el marketing old school.

 

1. Sé inteligente. La investigación es clave.

David Ogilvy era un fiel creyente del uso de datos e investigación al momento de escribir. Hoy en día, muchos marketeros aseguran utilizar esta técnica, pero muchas veces eso se traduce a revisar la información y sacar sus propias conclusiones.

“At 60 milles an hour” el aviso de David Ogilvy para Rolls-Royce.

 

2. Aprende las reglas. Luego, rómpelas.

Los publicistas que rompieron las reglas llegaron más lejos que los que las siguieron.

“Las reglas son lo que el artista rompe. Lo memorable no surgió mediante una fórmula”. Esta frase de William Bernbach está ejemplificada en su campaña “Think Small” para Volkswagen.

Con un ad que rompió las reglas de la publicidad tradicional en ese entonces, Bernbach nos impulsa a no seguir un manual.

“Think Small” el ad de William Bernbach para Volkswagen.

 

3. Evita las tácticas engañosas.

La primera redactora del mundo y la creadora del primer aviso en usar sex appeal fue Helen Lansdowne Resor. Siguiendo su filosofía “el texto debe ser creíble” desarrolló los claims para Woodbury Soap Company en 1910.

“A skin you love to touch” y “Your skin is what you make it” fueron frases que permanecieron décadas en circulación.

“A skin you love to touch” el ad de Helen Lansdowne Resor para Woodbury Soap Company.

 

4. Ir directo al grano.

Es difícil creer que el “I ❤ New York” fue creado mucho antes de que existan los emojis. Esta idea clásica y minimalista, diseñada por Milton Glaser y en co-creación con Jane Maas como directora de la campaña, se convirtió en un emblemático slogan.

Boceto de “I ♥️ New York”, desarrollado por Milton Glaser.

 

5. Utiliza las imágenes correctas.

La recordada campaña “My Goodness, My Guinness” estuvo inspirada en la actuación de un león marino en un zoológico. Al verla, John Gilroy desarrolló los icónicos avisos para la cerveza irlandesa en 1920.

La serie de gráficas ilustraba cómo distintos animales le robaban su Guinness al guardia del zoológico.

Gracias a la uniformidad de su tipografía, los avisos consolidaron la imagen de la marca. Además, se convirtió una de las campañas con más duración en la historia de la publicidad.

Uno de los avisos de “My Goodness, My Guinness” desarrollado por John Gilroy.

 

6. No existen “tallas únicas”.

Tom Burrell fue el primer hombre de raza negra en hacer publicidad en Chicago. Rápidamente supo que en la industria existía un grave problema de diversidad. Para enfrentarlo, decidió enfocarse en la comunidad afroamericana.

El slogan de McDonald’s en ese entonces era “You deserve a break today”. Burrell pensó que no se alineaba a su público y decidió hacer un cambio. “Sure is good to have around” fue uno de los nuevos claims que propuso.

“Sure is good to have around” uno de los avisos para McDonald’s por Tom Burrell.

 

7. Ten claro que el contexto sí importa. 

En 1970, la agencia de publicidad de Schaefer Beer desarrolló un aviso conmemorativo. Su objetivo fue enfatizar la tradición de la compañía, al ser la que produce la cerveza tipo lager más antigua de EEUU.

El texto que acompañó el aviso fue “1842. It was a good year for beer drinkers”.

El aviso se publicó en varios medios conocidos, entre ellos, Ebony Magazine. Este medio es reconocido por tener una gran cantidad de lectores afroamericanos. Por desgracia, 1842 fue un terrible año para la comunidad afroamericana ya que muchas personas negras sufrieron de esclavitud. Las críticas de los lectores no se hicieron esperar.

Tener una idea errónea de contexto puede ser un gran golpe para una marca y su imagen.

“1842. It was a good year for beer drinkers” aviso de Schaefer Beer.

 

8. Involucra a tu audiencia en tu comunicación. 

En los 50’s la marca capilar Clairol decidió generar una conversación con la pregunta: “Does she or doesn’t she?”. A partir de ese claim, desarrollaron una relación mucho más cercana con sus consumidoras.

Cuestionar todo con tu audiencia, te puede asegurar mucho engagement tanto dentro, como fuera de redes sociales.

“Does she or doesn’t she?” el aviso para Clairol.

 

¡Recuerda estas 8 tácticas del marketing old school y aplícalas cada vez que puedas!

 

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply